DESPRENDERME DE MI VIEJO BOLSO

Superado el trauma de cambiar de bolso me planteo qué hacer con el viejo.

Me encanta comprarme bolsos y también me cuesta desprenderme de ellos.

Les tomo tanto cariño a mis bluebags que me da pena jubilarlos y los voy almacenando en mi armario; pero ya no tengo espacio.

La verdad es que soy muy de guardar…por pena, y en mi casa ya me llaman Violeta Diógenes (Un poco de humor que nunca falte).

Y mi madre, siempre tan lista, me acaba de proponer que cada vez que compre un bolso nuevo me deshaga de uno antiguo, y se lo regale a otra persona.

Me ha aparecido muy buena idea… y en ello estoy. Os lo cuento por si os apetece ponerla en práctica.

DESPRENDERME DE MI VIEJO BOLSO